lunes, 11 de diciembre de 2017

Las tres muertes de Fermín Salvochea de Jesús Cañadas


Las tres muertes de Fermín Salvochea
Jesús Cañadas, 
Editorial Roca, 2017
En marzo de 1873, recién instaurada la Primera República, Fermín Salvochea tomó posesión del cargo de alcalde de Cádiz. Siguiendo su espíritu anarquista, adoptó una serie de medidas polémicas que le granjearon la simpatía de los pobres al mismo tiempo que la animadversión de las clases pudientes y del clero. Una de esas medidas fue el desahucio del Convento de la Candelaria.
Esto es Historia. El resto de lo que contienen estas páginas podría no serlo.
1907. Fermín Salvochea, legendario alcalde de la ciudad de Cádiz, fallece en extrañas circunstancias. Ese mismo día, Juaíco, un barbero viejo y borracho, decide contarle la historia de Salvochea a su hijo Sebastián.
1873. El joven Juaíco empieza a trabajar para Fermín Salvochea durante su primera semana como alcalde. Una muerte en un burdel los embarcará en una aventura llena de misterios, magia negra y venganza más allá de la tumba.
1907. Un enigmático teatro de los horrores ha llegado a Cádiz. Brutales asesinatos se suceden en los callejones de la ciudad. Sólo Sebastián y sus amigos podrán encontrar la verdad tras la historia de Juaíco y proteger Cádiz del mal antiguo que anida en sus entrañas.


Empecé a leer Las tres muertes de Fermín Salvochea esperando encontrarme solamente una novela histórica, una novela costumbrista que me acercara a ese Cádiz de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Lo que no esperaba encontrarme es una historia llena de aventuras en la que los mitos y leyendas que se cuentan por tierras gaditanas  iban a cobrar tanto protagonismo. Ni esperaba encontrarme a Fermín Salvochea convertido en cazador de vampiros... Así que me costó un poquito entrar, porque no era lo que me esperaba. Pero una vez que me dí cuenta del rumbo que esta historia llevaba, me dejé llevar y terminé disfrutando mucho con esta novela. 

El autor nos cuenta la historia a través de dos líneas temporales. Una se desarrolla en 1873, siendo el protagonista Juaico, un joven barbero que empieza a trabajar para el alcalde de Cádiz, Fermín Salvochea. Y casi sin querer se verá envuelto o arrastrado por el alcalde en toda una historia de crímenes y misterios. Una historia en la que esas leyendas que había escuchado desde pequeño, empiezan a ser demasiado reales. Una historia peligrosa, en la que será perseguido incluso por vampiros...

Casa Aramburu
La otra historia se desarrolla en 1907. El protagonista es ahora Sebastián, hijo de Juaico. Él siempre ha escuchado las historias que su padre le ha contado sobre Fermín Salvochea. Pero nunca ha sabido si creérselas o no. No sabe si sólo son fruto de sus continuas borracheras. No es Juaico un padre ejemplar precisamente... Junto a Sebastián conoceremos a el Pani. Tampoco tiene una vida precisamente feliz con un padre que continuamente maltrata a su madre y que no le tiembla la mano para pegar también a su hijo. Así, cada vez que puede, escapa con sus amigos para huir de una casa donde no es nada feliz.  También forman parte de la pandilla, Candela y Julieta, dos niñas huérfanas que viven en el Hospicio. Y no es precisamente fácil la vida en él, no sólo por la severidad de las monjas, sino también por los continuos abusos del padre Abel, director del Hospicio... Ninguno de estos niños tienen una vida fácil,  así que aprovechan la menor oportunidad para juntarse y divertirse un rato. Y cuando una serie de asesinatos empiezan a producirse en la ciudad, verán una oportunidad de tener una gran aventura. Y cuando descubren que todo tiene mucha relación con las historias del padre de Sebastián, más interesados estarán en encontrar la verdad. Estos personajes están excelentemente perfilados y no nos cuesta nada cogerles mucho cariño y meternos de lleno en la aventura con ellos.

Torre La Bella Escondida
Cádiz es la otra gran protagonista de la novela. El autor sabe llevarnos por sus calles, por sus plazas, por sus casas... Y sabe mezclar historias y leyendas, creando una historia llena de misterios, de secretos, con un ritmo vertiginoso que va aumentando a medida que vas avanzando y que apenas deja momento para el respiro. 

Pero no solo nos atrapa esta historia por sus misterios. Nos atrapa por esos cuatro niños que nos dan una lección de lo que es la amistad, de lo que es el sacrificio. Esos niños que empiezan a dejar de serlo y empiezan a tener que tomar decisiones; empiezan a conocer el amor; empiezan, demasiado pronto, a conocer lo dura que es la vida...


En definitiva, mi estreno con Jesús Cañadas no ha podido ser mejor. A partir de ahora, seguiré muy de cerca la trayectoria de este autor. 



Fotos: http://www.catedraldecadiz.com/wp-content/uploads/2015/03/catedral_cadiz_dsc1238-565x710.jpg
http://www.lavozdigital.es/cadiz/noticias/201409/20/Media/labellaescondida--300x400.jpg
http://www.lavozdigital.es/cadiz/prensa/noticias/201211/12/fotos/5650266.jpg




martes, 5 de diciembre de 2017

La hija del Nilo de Javier Negrete

La hija del Nilo
Javier Negrete
Espasa, 2012
En el año 48 a.C., una jovencísima Cleopatra, la última heredera de los faraones y de la sangre de Alejandro Magno, comparte el trono de Egipto con un hermano al que aborrece, Ptolomeo.

Muy lejos de allí, en Grecia, se decide el futuro de la república romana, encarnado en el enconado enfrentamiento de sus dos generales más carismáticos: Pompeyo y Julio César.

Alejandría se convierte en el escenario de este decisivo episodio en el que, finalmente, acabarán encontrándose los intereses y las pasiones de Cleopatra, una mujer dotada de una inteligencia excepcional y que gobierna con mano firme en un mundo de hombres, y de César, el estratega y político más brillante de su tiempo, decidido a convertir Roma en la ciudad más poderosa del mundo.
Añitos llevaba este libro en mi estantería.  Quizás sea la pereza la culpable de que no me haya animado antes. Y es que de este período histórico he leído mucho, al ser uno de mis favoritos. Y conocer tan bien esta parte de la historia ha hecho que siempre otros libros se le hayan adelantado. Pero por fin le llegó su turno.

Y nunca es tarde cuando la dicha es buena. Porque he disfrutado con esta historia. Sobre todo, por el protagonismo de una joven Cleopatra. Ella acapara las primeras páginas. Y conocemos a una joven Cleopatra, que tendrá pronto que hacer frente a las continuas intrigas de la corte egipcia.. Aún tiene mucho que aprender. Aún tiene batallas que ganar para poder convertirse en la reina de Egipto. De la juventud de Cleopatra poco se conoce, así que aquí hay mucha imaginación del autor. Pero su conocimiento de la época es tan amplio y lo plasma tan bien, que no nos cuesta nada imaginar que todo sucede tal y como lo está contando. 

También Julio César tiene su protagonismo. Está ya en guerra contra Pompeyo Magno, lo que nos permitirá conocer al gran estratega que fue. Así, Javier Negrete va contando la historia de ambos personajes a la par, hasta que llega ese momento cumbre en el que llegan a conocerse. 

Si tengo que ponerle un pero a esta novela precisamente reside en estos dos personajes. Y es que ambos brillan por la ausencia de defectos. Cleopatra es pura bondad, pura ingenuidad y César se presenta tan magnánimo, tan correcto siempre, que cuesta creerlos. 

Destacable es la ambientación. No nos cuesta nada trasladarnos a esa época e ir a Egipto o ser testigos directos de la batalla de Farsalia. Una batalla que está perfectamente narrada, con la suficiente tensión y ritmo para mantenernos pegados a sus páginas. Y también la tensión está presente en todos los capítulos protagonizados por Cleopatra. El palacio no es un sitio exento de peligros y más cuando ya no sabes en quien confiar. Más cuando el enemigo está en tu propia familia. 

En definitiva, una novela que mezcla a la perfección ficción e historia, y con la suficiente dosis de intriga y acción para hacer que su lectura sea amena y entretenida y poco nos dure el libro en las manos. Muy recomendable si os gusta leer sobre esta época histórica.


domingo, 3 de diciembre de 2017

Y noviembre me fue...

¡Qué ya estamos en diciembre! Y ha entrado fuerte, con el frío que tanto ya echábamos de menos. Llegó ya la época de mantita, un café o té y un buen libro...

¿Y cómo me fue noviembre? Pues bien, sobre todo teniendo en cuenta que ha sido un mes de obras y limpieza, así que no ha habido tanto tiempo libre. Pero lo ha habido y se ha aprovechado. Estas son las lecturas realizadas:
Lo que sí he me ha cundido este mes es en reseñas.
 




Y varias han sido las pelis que han caído este mes.  Maravillosa Good morning Vietnam! Mi decepción ha sido Asesinato en el Orient Express. Maravillosa fotografía, pero demasiado fría la película. Me ha faltado algo... El resto, entretenidas sin más.











 

En series, sólo una he visto este mes. Por fin me he estrenado con American Horror Story. Muy enganchada he estado. A ver la siguiente temporada...








Y como siempre os dejo con una canción, ya propia para estas fechas que se acercan...


 Y vuestro mes, ¿cómo os ha ido?



jueves, 30 de noviembre de 2017

La restauradora de Amanda Stevens

La restauradora
Amanda Stevens
Trad: María Angulo
Editorial Roca, 2014
A través de él también supo las reglas que todo médium debe respetar para poder serlo y llevar una vida tranquila: no alejarse de los campos santos; ignorar la presencia de fantasmas a su alrededor, aunque quieran hacerse presentes; no relacionarse con personas a las que los espíritus acechan.
Amelia se dedica a restaurar cementerios de valor histórico artístico y con ello cumple con una de las reglas que su padre le impuso en su momento también consigue llevarlas a rajatabla. Esto es, hasta que todo cambia.
Un asesinato en uno de los cementerios en los que está trabajando la pone en contacto con un detective acechado. Y hay algo que la empuja a estar cerca de él, a pesar del peligro al que casi de inmediato se ve sometida. Los fantasmas del detective empezarán a amenazarla y ella deberá elegir entre sus sentimientos y su propia seguridad?

Voy a hacer una confesión. En su momento estuve totalmente enganchada tanto a Entre fantasmas como a Medium. Esto de poner un fantasma en tu vida como si fuera algo normal, siempre me ha atraído. Así que cuando salió este libro hace ya unos cuantos años, me atrajo de forma inmediata. Pero lo coloqué en la estantería y ahí se ha quedado el pobre hasta ahora... Esto nos pasa mucho, ¿verdad?

¿Y qué me he encontrado en este libro? Pues más o menos lo que prometía, aunque sí me ha sorprendido su protagonista. Esperaba encontrarme a un personaje más parecido a las series antes citadas, pero aquí, Amelia, aunque ve fantasmas desde niña, procura en todo momento no interaccionar con ellos, siguiendo los consejos de su padre. Mejor que ambos mundos sigan separados... Pero, ¿podrá lograr esto Amelia siempre? 

Como el libro está narrado en primera persona por Amelia, la conocemos directamente. Y se nos revela ante nosotros como una persona normal, salvo por esa cualidad tan particular. ¿Es valiente? Sí, es valiente, pero porque se enfrenta a sus miedos, que son muchos. Porque que vea fantasmas desde niña, no significa que no sienta miedo ante ellos. Que haya elegido trabajar en cementerios, no significa que no sienta temor al mínimo ruido. Pero va. Aunque se haya cometido un asesinato en él. Porque es su trabajo. Y porque, en parte, también quiere conocer la verdad. 

Pero también hay otros personajes en esta novela, todos bien descritos. Entre todos destaca el inspector Devlin. Sí, parece que habrá algo más que una relación profesional entre ellos. Pero en este tema insiste la autora lo justo y necesario. No hay excesivo romanticismo ni ñoñería. Y Devlin también tiene sus secretos. Algo se nos revela de su pasado en este libro, pero parece que aún queda algo más. Algo que se guardará la autora para las siguientes entregas. 

Pero el gran acierto de esta novela es su ambientación, sobre todo cuando la escena se desarrolla en el cementerio. Son muchos los detalles en los que se detiene. Detalles que tienen importancia en el desarrollo de la trama: el significado de muchos de los símbolos y grabados que se colocan en una tumba, los secretos que algunos epitafios guardan, la orientación de las tumbas... 

La trama está bien desarrollada, con el suficiente ritmo y tensión para que el libro dure poquito en nuestras manos. Con continuos avances en la investigación y continuos giros, la lectura se hace muy amena. Nuestras sospechas van de unos personajes a otros, porque todos parecen tener motivos para haber cometido el asesinato. Y sí, se revela la identidad del asesino al final. Pero hay otras partes de la trama que se quedan abiertas y que son lo suficientemente interesantes para querer leer la segunda parte. Te quedas con ganas de reencontrarte con Amelia y Devlin  y saber más de ellos y de sus vidas, que tantos secretos guardan. 

No es perfecta La restauradora, pero el cometido de entretener, en mi caso, lo ha cumplido con creces. Asesinatos, secretos, fantasmas... Muchos ingredientes que suelen gustarme, así que no creo que tarde en leer la segunda entrega... ¿O si...? Bueno, no sé cuándo, pero la leeré seguro. 

martes, 28 de noviembre de 2017

Cartas para Estrella de Pilar Lahuerta

Cartas para Estrella
Pilar Lahuerta, 
Amazon, 2013
Estrella es una joven chilena que un día descubre que la mujer que siempre ha creído su abuela es en realidad su bisabuela.Intrigada comienza a indagar en un pasado familiar que le deja sin aliento. La novela nos muestra la Sevilla de finales del XIX y de la Exposición del 29 hasta el comienzo de la Guerra Civil del 36, después seguiremos a los personajes por la España republicana, los campos de refugiados del sur de Francia y los exilios en México y Chile. Aristócratas franceses, crímenes de amor, crímenes de guerra, niños de Morelia, un barco, el Winnipeg, lleno de refugiados republicanos. Estrella irá descubriendo a través de varias cartas esa vida desconocida que todos le ocultaron para que no sufriera, o mejor que le ocultaron para no sufrir ellos mismos, a veces el mejor olvido es el silencio. 
Supe de esta novela por la excelente reseña que Francisco hizo en su blog. Una reseña que hizo que apuntara su título en esa interminable lista de pendientes que todos tenemos. Así que cuando esta novela se cruzó en mi camino, no pude resistirme a la tentación. Y es que esta novela tiene muchos ingredientes de los que me gustan: saga familiar, secretos, Guerra Civil...  ¿Cómo iba a resistirme?

De la guerra civil española son ya muchas las novelas que he leído. Pero aún sigo aprendiendo, aún sigo sorprendiéndome todo lo que ocurrió en aquella época. Y aquí Pilar Lahuerta me ha descubierto un episodio que desconocía de este trágico período: tantos niños que se vieron obligados a huir, incluso solos, a otros países, sobre todo México y Chile. Países en los que pudieron iniciar una nueva vida, alejados de las bombas, del horror, de la muerte... La labor de documentación de la autora es excepcional. Y excepcional también es el modo en que lo inserta en la historia. Nada falta ni nada sobra. Todo está perfectamente enlazado, todo tiene su por qué en la trama.

La estructura es epistolar. A través de cartas conocemos la vida de cada personaje. Personajes que se presentan a sí mismos y que en sus cartas también nos hablan de otros para contarnos su historia. Personajes que parecen dirigirse a nosotros, los lectores. Y así todos se hacen más cercanos, más reales. Así nos cuesta menos meternos de lleno en la historia. Así conocemos a Manuela y a Estrella, que se ganarán pronto nuestro cariño. Y a Raquel, que se ganará, por méritos propios, todo nuestro odio. Sobresalen las mujeres en esta novela, aunque también hay personajes masculinos notables, como Quino, Pablo, Tasio...  Y a través de estas cartas, poco a poco se irán desvelando todos los secretos de esta familia, toda la verdad que ha estado oculta tantos años.

He disfrutado mucho con esta lectura. Cartas para Estrella es  una novela que ha sabido atraparme desde la primera página y que no me ha soltado hasta llegar al final. Es de esas novelas de las que cuesta trabajo separarte, porque siempre quieres leer una página más para saber como continúa la historia. Muy, muy  recomendable.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Fantasmas del corazón de Cecilia Samartin

Fantasmas del corazón
Cecilia Samartin
Artime, 2006
Nora y Alicia son dos niñas que se adentran en la dolescencia al mismo tiempo que estalla la revolución cubana. Ven cómo el mundo de su infancia va desapareciendo poco a poco, hasta que sus vidas se separan. Los padres de Nora deciden exiliarse a EE.UU. dejando atrás todo lo conocido y querido, su casa, sus recuerdos y lo que para Nora es la más terrible de las pérdidas: su adorada prima Alicia. Años más tarde, cuando la situación de Alicia se hace insostenible, en una Cuba cada vez más difícil, Nora decide que ha llegado el momento de regresar al paraísod perdido y ayudar a los suyos.
Descubrí a Cecilia Samartin con La abuela Lola, una novela que me emocionó mucho. Así que cuando en el reto de Serendipia apareció este libro de la autora, no dudé en elegirlo. Y, desde luego, acerté de pleno.

Fantasmas del corazón es una novela triste, donde la nostalgia y la melancolía son las grandes protagonistas. El amor a Cuba está presente en cada página. Porque es puro amor lo que sienten tanto los que se van como los que se queda, cuando Fidel Castro toma el poder. Y dolor, puro dolor, por tener que partir y dejar tu tierra atrás. Esa tierra en la que has nacido, te has criado, que llevas dentro, donde quiera que estés. Y dolor de los que se quedan, cuando ven que todos sus sueños se van rompiendo, que sus ilusiones van desapareciendo. Cuando ven el maltrato que sufre esa tierra que ellos tanto aman. Y pese a tanto dolor, también hay espacio para la esperanza. Una esperanza que nunca se pierde. 

Y se sufre. Se sufre con sus protagonistas. Una se va, la otra se queda. Pero aún en la distancia, son capaces de continuar su relación. No se fallan nunca. Y las vemos crecer, pasar de niñas a adultas. Con vidas tan diferentes, pero incapaces de olvidarse la una de la otra. Capaces del mayor de los sacrificios para volver a estar juntas. Imposible no quererlas, imposible no sufrir con ellas. 

Todo contado con gran sencillez, sin grandes adornos ni artificios. No hacen falta en esta historia. Una historia de las que se quedan, de las que cuesta trabajo olvidar.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Las tres bodas de Manolita de Almudena Grandes

Las tres bodas de Manolita
Almudena Grandes,
Tusquets, 2014
En el Madrid recién salido de la guerra civil, sobrevivir es un duro oficio cotidiano. Especialmente para Manolita, una joven de dieciocho años que, con su padre y su madrastra encarcelados, y su hermano Antonio escondido en un tablao flamenco, tiene que hacerse cargo de su hermana Isabel y de otros tres más pequeños. A Antonio se le ocurrirá una manera desesperada de prolongar la resistencia en los años más terribles de la represión: utilizar unas multicopistas que nadie sabe poner en marcha para imprimir propaganda clandestina. Y querrá que sea su hermana Manolita, la señorita «Conmigo No Contéis», quien visite a un preso que puede darles la clave de su funcionamiento. Manolita no sabe que ese muchacho tímido y sin aparente atractivo va a ser en realidad un hombre determinante en su vida, y querrá visitarlo de nuevo, después de varios periplos, en el destacamento penitenciario de El Valle de los Caídos. Pero antes deberá descubrir quién es el delator que merodea por el barrio.
Las tres bodas de Manolita es una emotiva historia coral sobre los años de pobreza y desolación en la inmediata posguerra, y un tapiz inolvidable de vidas y destinos, de personajes reales e imaginados. Una novela memorable sobre la red de solidaridad que tejen muchas personas, desde los artistas de un tablao flamenco hasta las mujeres que hacen cola en la cárcel para visitar a los presos, o los antiguos amigos del colegio de su hermano, para proteger a una joven con coraje.
Las tres bodas de Manolita es una novela inmensa, en todos los sentidos. Aunque, como siempre me sucede con Almudena, su comienzo me ha costado. Aunque en esta ocasión, me ha costado entrar menos que en otras novelas.  Y en esta ocasión, más me ha costado salir. Y es que no quería. No quería abandonar a Manolita, un personaje al que vemos crecer a pasos agigantados. Las circunstancias obligan. Un personaje con una fuerza y un valor que ni ella sabía que tenía. Lo va descubriendo poco a poco. Un personaje creado con tanto mimo, con tanto amor... Como todos los pesonajes que van apareciendo a lo largo de esta novela, Eladia, Silverio, Roberto el Orejas... Y la Palmera, mi personaje favorito. No lo tiene fácil siendo homosexual en estos tiempos. No tiene muchas opciones. Todos estos personajes tienen su momento estrella en la novela. Porque Almudena se ocupa de todos ellos. A todos les cede su espacio para contar su historia.

Protagonista es también el Madrid de los años 40. Un Madrid por el que la autora nos hace pasear. El Madrid de los vencidos, con sus miserias, con sus temores, con el hambre siempre presente. Y conocemos cómo era la vida en la cárcel para los vencidos y cómo eran las visitas que sus mujeres les hacían; cómo era la vida para los hijos de los vencidos, encerrados casi siempre en internados donde no eran tratados con mucho cariño por las monjas; o cómo era la vida de los presos que fueron obligados a trabajar en la construcción del Valle de los Caídos...

Son tantas y tantas las cosas que nos cuenta Almudena Grandes en esta novela... Una novela a la que no le sobra ni le falta nada. Con una prosa exquisita, maravillosa, que es un placer leer. Y que hace que leas página tras página sin apenas darte cuenta, disfrutando con cada personaje, con cada historia.  Sin duda, Las tres bodas de Manolita va a estar entre mis mejores lecturas del año.


lunes, 20 de noviembre de 2017

Escribir es vivir de José Luis Sampedro



Escribir es vivir 
José Luis Sampedro ( con la colaboración de Olga Lucas)
Plaza & Janes, 2013

«No he venido aquí a hacer retórica, ni literatura... he venido aquí a VIVIR, a vivir cuando se me está acabando la vida y, por tanto, a disfrutarla más
Las lecciones sobre «El autor y su obra», impartidas por José Luis Sampedro en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en verano de 2003, suscitaron una multitudinaria asistencia y resultaron hondamente emotivas, dadas las circunstancias personales en que se encontraban tanto José Luis Sampedro como su esposa Olga Lucas. Ella le acompañaba en la sala y se encargó íntegramente de la versión del lenguaje oral al lenguaje escrito. El resultado es un libro mágico cuya singularidad estriba en ser una autobiografía escrita por otra autora.




No había leído nada de Sampedro aún. Y he preferido para estrenarme con él, no una de sus novelas, sino uno de sus ensayos. Raro en mí, sí, que este género no suelo frecuentarlo mucho. Pero me gustaba tanto escuchar a este autor en sus entrevistas, que fue tropezar con este libro y no pude resistirme. 

Vivimos en una sociedad que es muy rica en ciencia y muy pobre en sabiduría.

Y después de leerlo, no puedo más que aplaudir a este autor, a esta gran persona. Y es que José Luis Sampedro es todo un ejemplo de sabiduría, sencillez, humildad... ¡Y un gran maestro! Porque es lo que demuestra con cada una de sus palabras. Su gran maestría a la hora de enseñar, a la hora de transmitir todos sus conocimientos. Todo un placer escucharle, todo un placer leerle. 

Las relaciones con otro se aprenden jugando, en la calle, en el recreo, haciendo deporte, pero jugando entre seres humanos, no entre un humano y una máquina. Las relaciones del fuerte con el débil, la comprensión, la solidaridad, el compañerismo no los da la maquinita. Y, sin embargo, parece que hemos triunfado si metemos muchos ordenadores en el aula desplazando al profesor, que es quien podría enseñar y transmitir los valores humanos. La formación así concebida no va encaminada a enseñar a vivir, se enseña a consumir y producir, no a vivir.

Este libro recoge las conferencias que el autor impartió en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Afortunados los que pudieron estar ahí escuchándole. Estas conferencias giraban en torno al propio autor. Así nos encontramos con muchas anécdotas de su vida, de sus libros. Y siempre todo contado con mucha sencillez, con mucha humildad, sin adornos ni artificios, tal y como era él. Así que poco a poco vamos devorando este libro y resulta imposible terminarlo sin admirar a su autor, a José Luis Sampedro. Imprescindible. 
Hay una frase de Martin Luther King que me ha impresionado muchísimo y que pienso utilizar como lema de cabecera de libro que estoy escribiendo ahora. La frase es la siguiente: "Cuando reflexionemos sobre nuestro siglo XX, no nos parecerán lo más grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas". Eso es terrible. Verdaderamente estremecedor. Intento no incurrir en ello y desde aquí les digo: ¡hay que protestar, hay que estar en contra de eso, hay que definirse! Que mi voz sólo llega hasta esa puerta, pues bien; que cuando salgo en la tele llega más lejos, mejor, pero hoy no debemos callarnos. Cada cual en su lugar y a su nivel debe hacer lo que pueda.